Alejandra Atarés

De frente, por la vida y sus contingencias, en el arte, en su conquista de la luz. De espaldas, en su icono, en sus imágenes, pues siempre pinta figuras femeninas de espaldas, con telas estampadas, colorista, entre pop y primavera, entre luminosa e iluminada, entre lúdica y honda, entre clásica y de mañana. Alejandra Atarés (Zaragoza, 1987) estudió Bellas Artes en la Universidad de Barcelona, amplió saberes en Bristol y profundizó en Arte y Diseño en el Massachusetts College. Empezó a exponer en 2009 y participó en varias colectivas y cuatro individuales, en Barcelona. Ha pasado por las ferias Art Karlsruhe, Art Madrid y SWAB.

Perece muy segura porque lucha. Un joven puede hacer lo que sea, pero no es habitual su orientación, como lo está Atarés, buscando con ahínco lo que no conoce. Confiesa: “no sé lo que busco y espero no encontrarlo nunca, así continuaré buscando”. Su espontaneidad, su ausencia de divismo, su naturalidad, potencian su talento plástico, porqué eso sí lo tiene. Pinta naturalezas, jardines, figura de espalda: lo hace con limpieza y con decisión. El tema no es determinante, importa el cómo, lo que hay debajo. No esconde, en esa maraña de límpidas cromías y de formas vegetales, de flores y de juegos, su capacidad para la composición y su facultad para hacer el color más fuerte, llamativo, sin chirriar, ni ser kitsch.  Del mismo modo, podría ser un cartel, una ilustración, pero no, lo que hace es un nuevo japonismo, distante de las estampas orientales al uso. Identifica el óleo con la sobriedad y los colores brillantes con la fantasía.

Dice que sus compañeros son sus maestros y de quiénes más aprende. Entre sus referentes están: Francesca de Mattio, Rosson Crow, Beatriz Milhazes, también Vicky Iranzo y Laura López Balza. “Para vivir necesito la parte más reflexiva que tiene el ser humano. Pasar horas en mi taller pensando qué me interesa y qué no. Me encuentro, me pierdo, me planteo por qué hago eso, lo otro. Todo esto se plasma a través de la pintura. Son momentos de calma en los que me examino y me encuentro conmigo misma y así me voy conociendo poco a poco”. Su trabajo corona su elegancia y su desdén proclama las posibilidades de su ambición y su inocencia.

Tomás Paredes (Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte/AICA Spain)

 

Alejandra Atarés – Japonesa Roja Oil and acrylic on linen. 114×146 cm. 2017.

Alejandra Atarés – Japonesa Morada Oil and acrylic on linen. 114×146 cm. 2017

Alejandra Atarés – Japonesa con palmeras nevadas Oil and acrylic on linen. 114x146cm. 2017

Alejandra Atarés – Cactus naranja, 2018. Óleo y acrílico sobre lino. 170 x 200 cm

Alejandra Atarés – Cactus Oscuro, 2018. Oil and acrylic on linen. 145 x 114 cm

Alejandra Atarés – Campo rosa, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Cerezo, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Flores crema, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Flores naranjas, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Flores naranjas y rosas, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Flores rosas, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Jardín amarillo, 2018. Oil and acrylic on linen. 150 x 150 cm

Alejandra Atarés – Jardín con fondo rosa, 2018. Oil and acrylic on linen. 150 x 150 cm

Alejandra Atarés – Paisaje de cactus, 2017. Oil and acrylic on linen. 170 x 200 cm

Alejandra Atarés – Palmeras azules, 2018. Oil and acrylic on linen. 114 x 146 cm

Alejandra Atarés – Palmeras oscuras, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.

Alejandra Atarés – Rosal, 2018. Oil on linen. 30 x 30 cm.