Sofía Fernández Stenström

Estocolmo, 1974

Nacida en Estocolmo (Suecia) en 1974, Sofía Fernández Stenström pasó su infancia entre Suecia y España, una dualidad que hizo surgir su interés por la fotografía como una necesidad de comunicar los contrastes y la búsqueda de identidad.

Después de estudiar Arte en Londres y ser madre, comenzó a desarrollar su fotografía, explorando su propio cuerpo y capturando así la respuesta emocional.

Más sobre el artista

La obra de Sofía Fernández Stenström se define por el uso de la fotografía como dispositivo de memoria. Esta práctica se remonta a su primer acercamiento a la fotografía como registro familiar. Así, este objetivo evolucionó hacia representaciones temáticas como la maternidad, los afectos y la identidad.

En primer lugar, para la artista la fotografía es una práctica catártica y terapéutica que permite una conexión íntima y el reconocimiento de una naturaleza sensible entre el artista, los personajes retratados y el espectador.

De hecho, la feminidad, el desnudo y el cuerpo son elementos recurrentes en su obra. Tiene la intención de expresar una carga emotiva de intimidad a través del personaje retratado. Este personaje, por lo tanto, se funde en ambientes oníricos. Así, más que escenarios, la naturaleza y el hogar se presentan como hábitats primitivos de la vida. Son como algo más que un mero espacio donde las relaciones personales transpiran en su entorno más orgánico.

Así, a partir de la exploración de temas como la melancolía, la desesperación y la fragilidad de las relaciones humanas, la artista busca invitar al espectador a reconocerse emocionalmente en los rostros y cuerpos de los personajes retratados. Todo lo hace a través de su lente.

De acuerdo con Sofía: “La fotografía debe sentirse, no leerse ni explicarse”. Simplemente, la ve como un acto íntimo entre ella y la modelo, donde ambas se abren a la otra y sus emociones se reflejan. En el proceso, se quitan las máscaras y se quitan suavemente las capas de piel para llegar al interior. Como resultado, las imágenes tienen una fuerte feminidad y esconden la conexión abstracta entre una y otra. Así, se trata de una unión sutil que se rompe al tocarla y que no se puede entender con palabras.

 

Sofía Fernández Stenström

Obras

Sofía Fernández Stenström
Sofia, Bassano del Grappa (2010)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Anita, Bassano Del Grappa (2017)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Alina, Bassano del Grappa (2019)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Carlota y Beatrice, Barcelona, 2018
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Tessa, London, 2020
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Carlota, Barcelona, 2018
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Maya, Bassano del Grappa (2012)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Anita, Bassano del Grappa (2017)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Elena, Bassano del Grappa (2012)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Alexia, Bassano del Grappa (2014)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Elena, Bassano del Grappa (2015)
Fotografía 995€
Sofía Fernández Stenström
Alina, Francia (2019)
Fotografía 995€