Ordenando planos en el espacio // Iñigo Arregi

ORDENANDO PLANOS EN EL ESPACIO

IÑIGO ARREGI

18.06.20 – 10.09.20

 

La experiencia, propia y de aquellos que le inspiraron, es el motor de Ordenando planos en el espacio, la muestra que Iñigo Arregi presenta en Víctor Lope Arte Contemporáneo. En ella, encontramos la esencia de toda una tradición de escultores vascos, una en la que el propio Iñigo ya ocupa un papel crucial para entender las obras que vienen y vendrán.

 

Un discurso sólido que inexorable evoluciona con cada una de sus creaciones y en el que advertimos una preocupación por el equilibrio entre volúmenes, así como un respeto por el vacío que se pretende conquistar.

 

Iñigo ordena planos en el espacio, un terreno que puede llegar a ser agreste sin la formación y la disciplina adecuadas. Sin ellas, el arriba se convierte en vértigo y el abajo en un abismo que atrae a los materiales que, peligrosamente, pueden convertirse en lastre. Iñigo entiende las vicisitudes de la materia, del acero corten, su seña de identidad, y también asume

Iñigo Arregi, Sin título (2020), Acero corten patinado, 20 x 23 x 20 cm

 

que en su propuesta hay múltiples planos, que si bien establecen una pauta firme al entrecruzarse, también entrañan un riesgo de repetición. Iñigo evita esta problemática gracias a su interés por la dificultad, por el desafío, con la combinación de piezas en un espacio que, a simple vista, parece lleno de posibilidades.

 

El análisis concienzudo de estas líneas de trabajo casi infinitas dice que la mayoría no son viables para la práctica artística, que Iñigo antepuso intuición y conocimiento de causa en la finalmente escogida. Asumimos que hizo sacrificios, inherentes al ejercicio plástico, pero fueron necesarios para que el mensaje final fuera único, una escultura singular, una sola realidad.

 

Ordenando planos en el espacio trabaja también a un nivel temporal remarcable. El tiempo se introduce en las obras ya no solo a través de la experiencia del artista. Los materiales también invitan a esta magnitud a que diga la suya, a que establezca unas reglas que también son un rasgo distintivo en las obras del artista.

 

La relación de Iñigo Arregi con el acero corten viene de lejos y ha sido fructífera durante décadas. A Iñigo le facilitó el traslado de sus ideas a unas formas en las que prima el argumento y la experimentación; también le permitió jugar con el tiempo gracias a las propiedades del propio metal, cuya oxidación trabaja en su propia resistencia. Así, verticalidad y horizontalidad no solo se proyectan en el plano físico, también lo hacen en el tiempo.

 

Iñigo Arregi logra que sus piezas vivan a la vez en el ayer, el hoy y el mañana; el momento depende del ángulo en que se contemplen.

 

Ordenación de planos en el espacio es un ejercicio caleidoscópico, de tradiciones que siguen vivas, de riesgos que se aceptan como una necesidad de crecimiento para el artista. Obras dinámicas, robustas a su vez, que se enraízan en las formas cotidianas para mutar por medio de la combinación y la alineación en constructos exóticos de alta carga estética.

Iñigo Arregi, El puente (2020), Acero corten patinado, 25 x 15 x 18cm

Iñigo Arregi, Trípode II (2020), Acero corten patinado, 19 x 10 x 10 cm

Iñigo Arregi, Desarrollo floral II (2020), Acero corten patinado, 31 x 27 x 24 cm

Iñigo Arregi, Círculo y plano A (2020), Acero corten patinado, 36 x 29 x 35 cm

Iñigo Arregi, Círculo y giro I (2020), Acero corten patinado, 36 x 29 x 35 cm

 

 

Iñigo Arregi, Sin título (2020), acero corten patinado, 28 x 35 x 17 cm

Iñigo Arregi, Sin título (2020), acero corten patinado, 38 x 20 x 20cm

Iñigo Arregi, Sin título (2020), Lápiz y tinta sobre papel, 120 x 90 cm

Iñigo Arregi, Sin título (2020), Lápiz y tinta sobre papel, 108 x 76 cm

Iñigo Arregi, Sin título (2020), madera tintada en negro, 73 x 36 x 40 cm

Share this project