Ritmos expandidos // Jacinto Moros

Ritmos expandidos

Jacinto Moros

 

Aquello que hace especial a la obra de Jacinto Moros no es el futurismo implícito en sus formas, ni tan siquiera el currículum del artista, que incluye, aparte de muestras en importantes ciudades de nuestro país, una vistosa etapa neoyorkina.

 

La estrella en el presente caso es la técnica, esa metódica selección y uso de materiales que le permiten desafiar la bidimensionalidad del papel o dotar a sus esculturas de una fluidez casi vital.

 

Y todo a partir de ese manido clásico “menos es más”. Jacinto Moros, a través de una propuesta minimalista pero de intenciones concretas, atrapa la voluptuosidad y el capricho de los elementos en unas delgadas tiras que giran y se retuercen en un instante congelado ad infinitum.

 

Materiales vegetales y una simbología aérea que evoca al mismísimo “soplo” de la existencia humana, a la raíz que se retuerce en la tierra y las ramas que la imitan en busca del sol.

 

Por otra parte, las obras en papel  insisten en las filias curvilíneas del artista, doblegando la celulosa en metódicos grabados que se cruzan y dividen como serpientes y cuya cúspide nunca supera el espesor de un hilo. Algunas, incluso, logran cerrarse como un cósmico Uroboros que, pese a la caprichosa trayectoria que ha recorrido, retorna a sus orígenes.

 

Esa es la virtud de las obras de Jacinto Moros, capaces de evocar numerosas lecturas y sensaciones a partir de unas premisas tan básicas como la forma y el movimiento. Básicas, tal vez universales, pero nunca sencillas.

 

Texto escrito por Bill Jimenez, de Underdogs

 

 

 

 

Share this project