Milan, Museo del Novecento, Italo Rota (2021)

Patrik Grijalvo

Fotografía tomada con cámara analógica Hasselblad de formato medio, con película Portra 400, digitalizada e impresa sobre papel Hahnemühle Fine Art Photo Rag con tintas pigmentada.

7.500,00 (IVA incl.)

4 disponibles

150 x 150 x 10 cm
Ed. 4
El plazo de entrega estimado a direcciones de España (salvo Islas Baleares y Canarias y Ceuta y Melilla) será de 2 a 5 días laborables, en el resto de países de la Unión Europea de 5 a 7 días y para envíos a EEUU será de 7 a 15 días laborables. Estos plazos son estimaciones de servicio no vinculados a plazos concretos de entrega.

Para envíos internacionales fuera de la Unión Europea y EEUU, se realizará una estimación del coste de transporte y se le enviará al comprador un presupuesto si así lo desea. Ver nuestros términos y condiciones

Sobre el artista

Milan, Museo del Novecento, Italo Rota (2021) ejemplifica a la perfección la obra de Patrik Grijalvo. Lograr que la obra se deba sólo a sí misma es un viejo ideal del arte moderno: cortar las amarras que la vinculan con la realidad natural y dejarla valer, toda ella contenida en sus límites puros.

Retomar esta pretensión venerable sin in­currir en la abstracción y, además, hacerlo desde el medio fotográfico parece casi un imposible. Pero Patrik Grijalvo ha encon­trado la manera de apuntalar la autono­mía de sus imágenes. Debilita su vín­culo con el referente real –sin perderlo– y reivindica así su condición de objeto.

En sus manos devienen esculturas: piezas de un volumen delicado y sutil, logrado por una serena composición de planos. El resul­tado, lejos de ser caprichoso o redundante, transmite una armoniosa sensación de ne­cesidad.

El artista no impone a las imáge­nes una forma tridimensional cualquiera, a su capricho. Sino que la construye a partir de los atributos propios de la superficie fotográfica. Una de las peculiaridades de la fotografía es el enfoque, que obliga a discriminar zonas de nitidez variable y, por tanto, a marcar los diversos planos de pro­fundidad.

Las obras de Patrik Grijalvo forman parte de múltiples colecciones de arte como por ejemplo: Het Wilde Weten- Rotterdam, Fundación Bilbao Arte – Bilbao o  Diputación Foral de Bizkaia, España, entre otras fundaciones privadas alrededor del mundo.

En su larga serie recogida bajo el título general de “Photography as object” trasciende lo retratado para utilizarlo prácticamente como planos de color.

Esto es algo que ya estaba presente en su última serie “Rotten Apples”, en la que solo si nos acercábamos a la obra podíamos apreciar que lo que aparentemente eran manchas planas de color negro escondían en realidad una celosía vegetal.

La materia prima está manipulada de tal manera que apenas queda ya rastro de lo que esas fotografías primigenias retrataban. El registro de la obra se arrima ya definitivamente a lo escultórico, casi dejando al espectador sin argumentos para hablar en propiedad de fotografías.