Veil 39 (2021)

Michael Craik

Acrílico sobre madera

4.900,00 (IVA incl.)

Medidas: 80 x 60 cm
Obra única
El plazo de entrega estimado a direcciones de España (salvo Islas Baleares y Canarias y Ceuta y Melilla) será de 2 a 5 días laborables, en el resto de países de la Unión Europea de 5 a 7 días y para envíos a EEUU será de 7 a 15 días laborables. Estos plazos son estimaciones de servicio no vinculados a plazos concretos de entrega. Para envíos internacionales fuera de la Unión Europea y EEUU, se realizará una estimación del coste de transporte y se le enviará al comprador un presupuesto si así lo desea. Ver nuestros términos y condiciones

Sobre el artista

Michael Craik nació en Edimburgo en 1972 y ha trabajado como artista en Escocia durante los últimos 22 años. Estudió Bellas Artes en la Escuela de Arte de Gray en Aberdeen antes de completar un Master en Bellas Artes Europeas en Barcelona. Ganador de varios premios, el trabajo de Craik ha sido exhibido en toda Europa y está representado por galerías en Escocia, Alemania e Italia.

La práctica de Michael Craik explora la interacción del color y la repetición como un método de producir una obra tranquila y contemplativa que se preocupa por el color, la calidad de los materiales y el proceso. Craik crea pinturas aplicando repetidamente la pintura y quitándola de nuevo. Este proceso de reducción aparece en toda su obra, aludiendo a las fuerzas de erosión que forman nuestro paisaje. Permite que las cualidades elementales de la pintura determinen la apariencia de cada obra, creando pinturas contemplativas y mínimas.

El enfoque de estas obras a menudo se encuentra en los bordes, donde el lijado revela estratos de pintura, exponiendo capas de color alternas que se han ido acumulando al pintar, verter o extender. En este sentido, su trabajo comparte una relación con la geología, con la colocación y la erosión de la roca. Al vivir en Escocia, uno recuerda constantemente las fuerzas que esculpen la tierra. El estudio de Craik en Kinghorn, Fife, está en un acantilado con vistas al estuario del río Forth. Rodeado por esta extensión de agua y el flujo y reflujo interminable de la marea, Craik es consciente de que estos procesos han permeado, a lo largo del tiempo, su práctica artística.