Konstrukt 18 (2021)

Birte Horn

Óleo sobre cartón

1.940,00

55 x 42 cm
Obra única
El plazo de entrega estimado a direcciones de España (salvo Islas Baleares y Canarias y Ceuta y Melilla) será de 2 a 5 días laborables, en el resto de países de la Unión Europea de 5 a 7 días y para envíos a EEUU será de 7 a 15 días laborables. Estos plazos son estimaciones de servicio no vinculados a plazos concretos de entrega.

Para envíos internacionales fuera de la Unión Europea y EEUU, se realizará una estimación del coste de transporte y se le enviará al comprador un presupuesto si así lo desea. Ver nuestros términos y condiciones

Información adicional

Artista

Birte Horn

Sobre el artista

Birte Horn nace en 1972 en Düsseldorf (Alemania).  Entre 1993 – 1998 estudia en la Universidad Folkwang de Essen, junto al profesor László Lakner. Su formación la complementará con residencias de artista en Venecia, Rumanía y en otras ciudades de Alemania.

Su trayectoria artística también la ha compaginado con el profesorado en ciudades como Ulm, Neuss o en el Monasterio de Roggenburg.

Además ha realizado diversas exposiciones tanto individuales como colectivas en ciudades como Engen, Nünberg, Stuttgart, Linz, Karlsruhe, etc.

“Percibo las cosas que represento, en realidad todo está ya ahí. Sólo que la realidad es tan rápida y cambiante que me resulta imposible mantener una percepción holística de la realidad. Así que, en mi trabajo, me centro en el principio de deconstrucción y construcción.

Cuando reflexiono, este principio es para mí mucho más amplio y no sólo inmanente a la obra.

Extraigo, fragmento y ensamblo – en el pensamiento, con los ojos, las manos, el lenguaje. En este punto podríamos hablar de teorías de la percepción. En la realidad no hay sistemas autocontenidos, sólo hay partes y realidades parciales compuestas, y éstas no son universalmente válidas ni estables.

Cuando describo mi forma de trabajar, mi acción artística se acerca más al pensamiento. Los pensamientos y las imágenes de mi cabeza son libres de moverse en todas las direcciones, se empujan unos sobre otros y así se enlazan constantemente para formar nuevas ideas. Eso significa una gran libertad. Juego con partes de la realidad. La superficie es un gran tema para mí: es la contrapartida del espacio, pero también la superficie es un fragmento, un complemento y una sustracción del espacio, una promesa al espacio. En mi obra, la superficie es siempre superficie de color, que está por encima y al lado, trabaja con y contra el otro. La superficie es superficie, es guiada, es independiente, es aleatoria, es sensual, brillante, mate, rayada, es sexy.

Cuando hablo de posibilidades de la realidad, me refiero a la cantidad de lo que percibo -sabiendo muy bien que percibo selectivamente y que el conjunto es, por tanto, mi conjunto personal. Puedo poner un ejemplo: Cuando salgo a la calle, apenas hay nada que se me escape, pero al final sólo he fotografiado pequeñas cosas, zonas de color, estructuras, trozos de espacio. Es mi preferencia por las piezas sobrantes, por las cosas que se pasan por alto, por las combinaciones.

Por ejemplo, los recortes de papel, una serie continua de pequeños collages. Empecé este trabajo cuando vacié el estudio de arquitectura de mi padre en 2016 y me llevé la mayoría de los materiales. Gran parte de ellos estaban todavía en su embalaje original y tenían una gran carga emocional para mí, ya que no podía alejarme de esas cajas de colores cuando era niña. Dentro había un mundo de bolígrafos, colores y formas al que no podía resistirme. Empecé a desplegar estos viejos envases de los años 60 y 70 y a liberarlos de toda información, escritos y logotipos, para disponer de piezas únicas de color. Rearmado, el espacio, el envase tridimensional se convierte en una superficie coloreada, en una imagen. Transformo algo entero en partes y luego vuelvo a transformarlo en un nuevo todo.”

Birte Horn